Cecilio Hernáez Fernández In Memoriam

Hemos recibido con pesar la triste noticia del fallecimiento de nuestro socio y, ante todo, amigo Cecilio Hernáez Fernández (1933-2020). Le sabíamos enfermo, pero nunca se está preparado para recibir estas noticias.

Cecilio Hernáez fue uno de los dos pilares, junto al también recientemente desaparecido Carlos Flores Gutiérrez, sobre los que se edificó nuestra AEAC. También fue un jugador compulsivo por su gran amor al ajedrez, lo que le impidió alcanzar un mayor nivel como jugador, como el mismo reconocía. No obstante, lo primero que queremos destacar es su faceta humana. Fue un gestor abnegado, desinteresado y eficaz, que no se conformaba con cumplir las normas, sino que se preocupaba en la integración de los nuevos socios. Era un tutor y "padre" de aquellos que tenían dificultades y se las resolvía. Incluso después de "retirarse" de la Dirección de Torneos Nacionales, que desempeñó durante más de 25 años, siguió ayudando a los socios más desvalidos informáticamente a inscribirse en nuevos torneos. En una entrevista que publicó Mate Postal en Diciembre de 2004 revela que su regla de oro en el ajedrez postal es el lema "amici sumus". El Cecilio Hernáez jugador era duro y luchaba por la victoria hasta la última posibilidad, pero cumplía a rajatabla su regla de oro enviando unas palabras amables junto a cada jugada.

Aprendió a jugar al ajedrez de niño en un bar cercano a su casa y sus primeros pasos fueron ante el tablero. Se volcó en el postal, como confiesa en la entrevista de 2004, tras un torneo veraniego que ganó durante un veraneo en Tarragona junto a su esposa e hijos. La hora a la que regresó de la entrega de premios provocó una disputa conyugal tras la que abandonó el ajedrez presencial. Sin duda, el ajedrez postal español no sería igual sin este incidente.

En 1976 aparece en el listado de ELO postal nacional con 10 partidas evaluadas, por lo que su participación se inició entre dos y tres años antes debido a la lentitud de las partidas disputadas por correo postal ordinario. Desde entonces disputó innumerables partidas, de las cuales unas 1250 constan evaluadas para el ELO ICCF. Su nivel fue notable, disputando varias finales del Campeonato de España Individual y alcanzando el título de MN, que le fue otorgado una vez él dejó la Dirección de Torneos Nacionales pues su humildad le impedía darse a sí mismo el título. Una vez "jubilado" de sus tareas en al AEAC, pudo dedicarse de lleno al juego, lo que le llevó a conseguir el título de CCE en 2018.

En 1985 fue captado por Carlos Ros Miró para colaborar en la Vocalía de Ajedrez Postal de la FEDA ejerciendo de Secretario de Torneos (actual TD) de Tercera Categoría. La función arbitral dentro del ajedrez por correspondencia la desempeñó con rigor y eficacia, consiguiendo el título de Árbitro Internacional en 2002 y de Árbitro Nacional en 2004.

El buen desempeño de Cecilio Hernáez como Secretario de Torneos le abrió las puertas a colaborar en la Vocalía de Ajedrez Postal de la FEDA, cuya gestión llevo de forma casi exclusiva Carlos Ros Miró durante muchos años. Aproximadamente, a partir de 1990 fue el responsable de Torneos Nacionales. Unos 10 años más tarde el ajedrez postal español se conmocionaría, ya que la enfermedad de Carlos Ros Miró desembocó en la desaparición de la Vocalía de Ajedrez Postal y estuvo a punto de llevar a la desaparición del ajedrez postal en nuestro país.

Afortunadamente, un grupo de entusiastas postalistas fundó la AEAC. A pesar del equipo inicial, el peso principal del trabajo recayó en Carlos Flores Gutiérrez (Tesorería e ICCF) y Cecilio Hernáez (Secretaría y Torneos Nacionales). El esfuerzo que representó para Cecilio encargarse de estas dos áreas solamente lo pudo asumir gracias a su jubilación. Al mismo tiempo su plena dedicación a la AEAC evitó que la jubilación le dejara un hueco en su vida, como cuenta en su entrevista de Mate Postal. Los años de dedicación de Cecilio a la AEAC no solamente permitieron que el ajedrez postal español sobreviviera a la amenaza de desaparición, si no que permitieron que alcanzara el máximo nivel de su historia, como demuestran los resultados alcanzados en las competiciones por equipos.

Este tiempo también coincidió con la revolución tecnológica en la comunicación, lo que cambió totalmente el ajedrez por correspondencia. El ajedrez por correo postal ordinario prácticamente desapareció en nuestro país y quedo reducido a la Copa Postal, cuya primera edición se inició en 2011 ante la imposibilidad de formar grupos de inscripción permanente. La primera alternativa fue el e-mail, no obstante, pronto fue sustituido por el servidor de la ICCF, donde actualmente se disputan la mayoría de las partidas. El último gran trabajo de Cecilio Hernáez fue conseguir que la inmensa mayoría de socios de la AEAC se adaptaran a los cambios tecnológicos y aprendieran a transmitir sus jugadas por ordenador usando una conexión a Internet. Éxito especialmente meritorio si tenemos en cuenta que muchos de los reciclados eran veteranos curtidos en miles de cartas enviadas y con pocos conocimientos de Informática. Actualmente seguimos guiándonos por las bases organizativas que sentó Cecilio adaptadas a los nuevos Reglamentos y Competiciones.

Su hija Inma nos dijo que la AEAC llenó durante una época como mínimo la mitad de la vida de su padre, lo que contribuyo a su felicidad. Nosotros añadiríamos que durante este tiempo Cecilio Hernáez Fernández hizo como mínimo la mitad del trabajo de la AEAC, lo que ha sido fundamental para convertirla en la Asociación que nos enorgullece.

¡¡Descansa en paz amigo Cecilio!!